Elaboración

La recolección de la variedad Picual en la finca es temprana, a primeros de noviembre, con el fin de obtener el fruto en su momento óptimo de maduración. La aceituna se moltura en frío a través de procedimientos exclusivamente mecánicos y con decantación posterior en la almazara. Tras ello, el aceite de Olivapalacios es sometido a un riguroso control analítico en laboratorio.

Cada tipo de producto requiere de unos procesos de tratamiento y envasado diferentes pero, en cada caso, Olivapalacios siempre adopta como guía su afán por ofrecer aceites exclusivos. Para lograrlos, la empresa ha incorporado a su cadena de producción la más moderna tecnología con el objetivo de ponerla al servicio de la tradición y la excelencia. De igual modo, se prescinde de largos procesos de transporte y almacenamiento que suelen mermar la calidad del producto.

Invierte regularmente en nuevas tecnologías como garantes de calidad. De hecho, fue una de las primeras fábricas del sector olivarero en adoptar la inertización de depósitos, los procesos de esterilización y los procedimientos de control informático.

Un proceso de elaboración propia que da como resultado dos marcas: Palacio de los Olivos y Motilla de los Palacios. Aceites de oliva virgen extra, de calidad superior, que han conseguido abrirse un hueco propio en la conquista del mercado.

Olivapalacios.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Ver política